martes, 21 de febrero de 2017

CONICET - Conocimiento y Neoliberalismo


Directorio CONICET
Hoy, a ocho (8) meses de la votación en donde fueron elegidos los representantes de los investigadores en el Directorio del CONICET (Roberto Salvarezza  por el área de Ciencias Exactas y Naturales y Miguel A. Laborde por el área de Ciencias Agrarias, Ingeniería y de los Materiales), los dos investigadores no han sido aún designados para incorporarse orgánicamente al Directorio, que continúa funcionando con una parte de sus miembros con mandato vencido. Ver en:http://www.conicet.gov.ar/elecciones-2016-publicacion-de-los-resultados/ .

Por lo tanto, y para resguardar la institucionalidad, sería muy importante que el CONICET haga públicas las razones por las cuales todavía no se han habilitado los ingresos de los mencionados Investigadores al Directorio del organismo.

CONOCIMIENTO y NEOLIBERALISMO
Días atrás, Diego Hurtado escribió una nota titulada: Neoliberalismo periférico y “sociedad del des-conocimiento”. La misma ha sido publicada por el Observatorio de la Energía, Tecnología e Infraestructura para el Desarrollo (OETEC).
Allí se plantea muy claramente el panorama de lo que está sucediendo en el sector CyT desde que el Ing. Mauricio Macri asumió la presidencia de la Nación en diciembre de 2015. Una reflexión que sería importante que se conozca no sólo por los integrantes del sector, sino por toda la sociedad. Ver en: http://www.oetec.org/nota.php?id=2370&area=14 .

Además, sobre el mismo tema, es importante resaltar la encomiable e imprescindible reacción que han tenido diferentes organizaciones y colectivos del sector (JCP, Autoconvocados, Centros de Estudiantes, CyTA, ATE, CONADU, CONADUH, entre otros) ante medidas tomadas por el gobierno y que son de público conocimiento.

Pero también creemos necesario intentar aunar esfuerzos para generar consensos acerca de los ejes principales sobre los que deberían pivotear las políticas a implementar en CyT en nuestro país. Una cuestión central que, además, sería muy útil no sólo para la confrontación, sino también para la construcción, en la medida que las circunstancias lo permitan.
Porque más allá de la disputa sobre problemas coyunturales (obviamente imprescindibles), también debemos tener en claro cuáles son las propuestas básicas que tenemos, o sostenemos. Como una manera de integrar pensamientos similares y, así, poder consolidar estructuras que tiendan a plantear un verdadero sistema en ciencia y tecnología sobre bases orgánicas más sólidas, que hoy no tenemos.

Por ello, y sólo como una base para comenzar la discusión, ofrecemos el documento del Comité de Políticas de la Multisectorial de CyTPolíticas en Ciencia y Tecnología (2003-2015).  Fortalezas - Debilidades- Propuestas”, en donde se analiza críticamente el eje de las políticas a desplegar. Interesados en recibir el documento enviar mail agrupogestion1@yahoo.com.ar . En ASUNTO poner: Solicito Políticas CyT.

Grupo de Gestión: De Filippo J - De Sousa Frade S - Fiamberti H - Furnari JC - García AP - Ghilarducci A - Giordano M - Gubertini MT - Hermida EB - Herrera M - Ielpi L - Iriondo M - Isturiz MA - Lamberti Y - Landoni MF- Lemos DR - Milana JP - Montero A - Nonzioli AC - Otero AM - Palermo M - Pérez O - Ravelo A - Rearte B - Recavarren MI - Rietti S - Rivero S - Rofman A - Sabbatini ME - Sasiain MC -  Yokobori. N.


viernes, 10 de febrero de 2017

Directorio del CONICET - Ciencia Administrada - CyT hoy

Directorio del CONICET
A mediados de 2016, el Dr Roberto Salvarezza fue electo Director del CONICET por el área de Ciencias Exactas y Naturales en reemplazo del Dr Vicente A. Macagno; y el Dr. Miguel A. Laborde fue reelegido para la misma función por el área de Ciencias Agrarias, Ingeniería y de los Materiales. Ambos accedieron a esos cargos a través de la votación de los investigadores de sus áreas respectivas. Ver en: http://www.conicet.gov.ar/elecciones-2016-publicacion-de-los-resultados/ .

Sin embargo, a 8 meses de la votación, los dos investigadores no han sido aún designados para incorporarse orgánicamente al Directorio, que continua funcionando con una parte de sus miembros con mandato vencido.

Por lo tanto, sería muy importante que el CONICET haga públicas las razones por las cuales todavía no se han habilitado los ingresos de los mencionados Investigadores al Directorio del organismo.

CIENCIA ADMINISTRADA
A partir del fin de la Segunda Guerra Mundial se extiende -partiendo de los EEUU- una comprensión y uso de la ciencia subordinadas al proceso de producción. Así, se pasa de una formación destinada a cultivar la racionalidad y el examen crítico, valorando el conocimiento como un bien en sí mismo, a una formación destinada a promover la aceptación acrítica de la ciencia normal y su uso y “acrecentamiento” meramente profesionales, valorando el conocimiento sólo en la medida en que es útil desde el punto de vista mercantil o de seguridad. Todo ello, reproducido de modo casi coactivo por los métodos de evaluación y las políticas de publicación, que castigan a los investigadores críticos y creativos y premian sistemáticamente la repetición, el uso técnico y la subordinación instrumental a los parámetros de la ciencia normal.

Esto es un fragmento del resumen de un importante trabajo La Ciencia Administradaescrito por investigadores en distintas disciplinas. Ellos son: Hernán Solari, Mario Natiello, Alejandro Romero y Olimpia Lombardi. Texto completo ver enhttp://sociologia.palencia.uva.es/revista/index.php/sociologiaytecnociencia/article/view/135/133 .

CIENCIA y TECNOLOGÍA HOY
El 10 de enero de 2017 la reconocida revista científica Nature publicó un artículo del Dr Alberto Kornblihtt, en donde éste hace un análisis panorámico acerca de lo que está pasando hoy en el ámbito de la ciencia y la tecnología en nuestro país.
Allí se hace una reseña sobre algunos hechos importantes -obviamente no los únicos- pero indicativos que nos están llevando por un camino que conduce a un desmantelamiento estructural progresivo en la mayoría de los ámbitos del sector científico-tecnológico que, sin dudas, afectará al conjunto de la sociedad.
La nota titulada Where science and nonsense collide” puede verse en: http://www.nature.com/news/where-science-and-nonsense-collide-1.21266 .

De allí también surge la importancia de la resistencia que están oponiendo trabajadores del sector nucleados en diferentes organizaciones y/o colectivos que, esperamos, se extienda y generalice en todos los organismos de CyT, más allá que las problemáticas que se visualizan mediáticamente en sólo en algunos de ellos.

Porque si no consideramos al sector CyT como un conjunto a defender, más allá de problemas coyunturales, podría pasar lo que Bertolt Brecht decía en relación a lo que sucedía en la Alemania nazi:
Primero se llevaron a los judíos, pero como yo no era judío, no me importó. Después se llevaron a los comunistas, pero como yo no era comunista, tampoco me importó. Luego se llevaron a los obreros, pero como yo no era obrero tampoco me importó. Más tarde se llevaron a los intelectuales, pero como yo no era intelectual, tampoco me importó. Ahora vienen por mí, pero ya es demasiado tarde. 

Grupo de Gestión: De Filippo J - De Sousa Frade S - Fiamberti H - Furnari JC - García AP - Ghilarducci A - Giordano M - Gubertini MT - Hermida EB - Herrera M - Ielpi L - Iriondo M - Isturiz MA - Lamberti Y - Landoni MF- Lemos DR - Milana JP - Montero A - Nonzioli AC - Otero AM - Palermo M - Pérez O - Ravelo A - Rearte B - Recavarren MI - Rietti S - Rivero S - Rofman A - Sabbatini ME - Sasiain MC -  Yokobori. N.

martes, 27 de diciembre de 2016

CONICET y después - El árbol y el bosque en CyT - Otros

CONICET y después

Sin lugar a dudas fue muy importante el acuerdo alcanzado el 23 de diciembre sobre los 489 investigadores del CONICET, hoy de público conocimiento. Un acuerdo alcanzado debido al compromiso y actitud desplegada por diferentes organizaciones (científicas, docentes, estudiantiles, sindicales, etc.) que, más allá de sus diferencias, supieron encauzar acciones comunes ante medidas que, de distintas maneras, afectan a todos. Detalles del acuerdo ver en: https://jovenescientificosprecarizados.wordpress.com/ . 

 

Sin embargo, el acuerdo es transitorio y debemos considerar que es un primer paso en esta disputa en donde, ahora, se deberían empezar a discutir abiertamente los problemas estructurales, así como los ejes rectores básicos que deberían definir la dirección de las políticas científicas y tecnológicas en nuestro país.

 

El ÁRBOL y el BOSQUE en CyT

Desde lo conceptual, esta problemática ha sido abordada críticamente por el Ing. Enrique Martínez (ex presidente del INTI), en un artículo en donde se señalan aspectos básicos y centrales que hacen al futuro del sector CyT. A continuación, el artículo completo del Ing. Martínez titulado "El árbol sigue tapando el bosque en ciencia y tecnología".

 

"Triunfo gremial luego de mucha pelea contra una necia actitud burocrática de un gobierno, que pretende acostumbrarnos a que se haga lo contrario de lo que se dice en los anuncios oficiales. 
La victoria es precaria, porque traslada el problema de su continuidad a fin de 2017, pero en todo caso muestra la potencia del reclamo colectivo frente a una administración sin otra convicción que la de priorizar las áreas donde propios y amigos pueden hacer negocios futuros o consolidar negocios previos.
Ante un contrincante miope y peleas mediante, el conjunto de los miembros del CONICET podrá seguir con su carrera. 
¿De qué se trata?
De un sistema pensado en Argentina hace 60 años, en que se prioriza la formación individual, con un crecimiento a través de las jerarquías del sistema que se vincula esencialmente con los vínculos que se puedan establecer con los centros mundiales de difusión del conocimiento científico. Demostrados éstos mediante estudios casi permanentes de post grado, que han llegado ya a los doctorados, post doctorados y especializaciones de todo tipo, el investigador que transita ese camino puede ir construyendo equipos piramidales, sumando estudiantes y profesionales que se encuentren peldaños más abajo en esa escalera sin fin. 
Es la carrera del conocimiento. Así se la llama desde siempre y por lo tanto es una confrontación con vencedores.
¿Quién gana esa carrera? Quien sabe más sobre un tema, así de simple. Por eso hay publicaciones científicas, con jurados que admiten los trabajos si se demuestra que no solo repiten conocimientos ya difundidos, sino que aportan algún hecho nuevo a partir de ellos. El exitoso debe demostrar que conoce todo lo hecho por sus competidores o antecesores y colocarse un pasito más allá.
Hace ya varias generaciones que en el mundo el estímulo a la investigación científica se ha convertido en política pública, porque se ha instalado en la conciencia colectiva que acumular saber es necesario para la solución de infinidad de problemas que afectan a toda sociedad.
Sobre esa base de sentido común, sin embargo, los gobiernos más lúcidos han comprendido que debían operar sobre una contradicción: la competencia- aunque sea intelectual - aisla y para el desarrollo comunitario se necesita que el conocimiento se disemine, trasladándose a más y más gente para que mejore su capacidad de asir la realidad y transformarla en beneficio general. En algún momento, entonces, la cooperación, tanto al interior del mundo de los científicos, como en la vinculación de éstos con el resto de la sociedad, debe pasar a ser un valor respetado y superior.
Ese conflicto se ha intentado resolver de muchas maneras. 
En Noruega, por ejemplo, un país de poca población, se ha vinculado íntimamente la docencia universitaria con pocos institutos centrales de investigación, en que los docentes trabajan sobre temas en parte autogenerados y en parte acordados con las distintas áreas de gobierno. Mirado en su conjunto, aparece como un sistema integrado.
En Bélgica, los investigadores son muy autónomos, pero hay un sistema central de apoyo que brinda subsidios – los más importantes del país – a los temas que el sistema determina previamente, por concurso. De tal manera, el interés general tracciona la tarea de los investigadores.
En Estados Unidos, con la lógica del capitalismo hegemónico, los investigadores saben desde hace mucho que los recursos para dinamizar su trabajo dependen en gran medida de acuerdos con grandes corporaciones, que financian sus investigaciones orientadas a fines empresarios definidos. Las corporaciones mismas tienen centros de investigación a los cuales se trasvasan los científicos. El sistema de patentes sirve a la vez para proteger la propiedad del conocimiento y para difundir las líneas de avance. 
En la Argentina, el sistema fue diseñado siguiendo el modelo francés de aquel entonces, con organismos científicos agrupados en el Conicet y organismos público-privados como el INTI o el INTA que debían ser ámbitos de investigación aplicada financiados parcialmente por la actividad privada y servirían de correas de transmisión para el conocimiento fluyendo hacia las distintas formas de la vida cotidiana.
Seis décadas después, poco -o nada- queda del intento original.
Nuestra dependencia productiva -con las corporaciones multinacionales hegemonizando casi cualquier faceta- y la subordinación cultural a la lógica del liberalismo consumista, ha impedido hasta ahora que aquel sistema bien interesante tuviera un rol transformador prolongado y permanente en el país.
Los rasgos dominantes han sido:
- Primacía de los aspectos competitivos en el Conicet, donde después de tantos años se critica con dureza la evaluación por papers publicados en el exterior, pero se sigue haciendo. Incluso en el país se sigue otorgando premios individuales a los investigadores más exitosos, sin siquiera sumar modestos reconocimientos a trabajos colectivos, que están fuera de la cultura del éxito.
- Debilitamiento de los vínculos entre ámbitos del Conicet y de otros organismos con misiones aplicadas, al punto que habitualmente se considera una mala decisión que un miembro de la carrera del Conicet trabaje allí. En todo caso, los grupos con vocación más aplicada han construido espacios propios, en paralelo con lo existente, como sucedió cuando YPF creo un centro de investigaciones en el país en sociedad con Conicet.
- Derrame de esa cultura no integrada hacia las generaciones más jóvenes. En el reciente conflicto de los investigadores jóvenes, no se pudo escuchar a nadie que relatara más que historias individuales de formación. 
Podría seguir pero este documento pretende ser un lamento compartido por la oportunidad que se sigue perdiendo, más que una acusación a quienes son sujetos que soportan el error político y comunitario.
La responsabilidad de este serio problema argentino está en su estructura productiva y su dependencia cultural. Pero además, está también en la debilidad con que el campo popular ha encarado el tema cuando tuvo la oportunidad. Que el liberalismo se desinterese es de esperar y debe ser combatido con toda fuerza.
Pero que un gobierno popular haya considerado que se trataba solo de inyectar recursos a un sistema conceptualmente débil, con su objetivo original totalmente distorsionado y poniendo al frente a un representante de esa lógica competitiva y elitista que se debe superar, es un lamentable error.
El árbol sigue tapando el bosque, a pesar del valorable triunfo de los aspirantes a ingresar a la carrera del Conicet. 
Son los integrantes más lúcidos del sistema los que debieran luchar por integrar todos los organismos de Ciencia y Técnica al MINCYT; por establecer una articulación horizontal y vertical fuerte en ese ámbito; por buscar sentido a muchas tareas nutriéndose en las necesidades comunitarias. Tanto por hacer
"

 

El artículo está en: https://www.facebook.com/MartinezdelIPP/posts/1681219525472088 .

OTROS

Excelentes artículos sobre el tema son también los del Dr Roberto Rovasio, Profesor Emérito de la UNC.

Uno de ellos titulado: "Qué ciencia y tecnología queremos". Ver en: http://www.lavoz.com.ar/numero-cero/debate-que-ciencia-y-tecnologia-queremos .

El otro: "¿Ciencia Neutra ? Ladran Sancho". Ver en: http://www.lavoz.com.ar/opinion/ciencia-neutra-ladran-sancho .

 

Estos aspectos también han sido analizados en el documento del Comité de Políticas de la Multisectorial de CyT: "Políticas en Ciencia y Tecnología (2003-2015).  Fortalezas - Debilidades- Propuestas". Interesados en recibir el documento enviar mail a grupogestion1@yahoo.com.ar . En ASUNTO poner: Solicito Políticas CyT.

 

Porque, como decía Oscar Varsavsky allá por el año 1969: "Por mi parte creo que hay un método de trabajo que prácticamente obliga a hacer ciencia autónoma razonable. Es el estudio interdisciplinario de problemas grandes del país..."  -  "Estas cuestiones parecen ser superficialmente de ciencia aplicada pero, como siempre, en cuanto se quieren tratar en serio conducen a la investigación teórica original".

 

Muchas Felicidades. Volvemos en Febrero.

 

Grupo de Gestión: De Filippo J - De Sousa Frade S - Fiamberti H - Furnari JC - García AP - Ghilarducci A - Giordano M - Gubertini MT - Hermida EB - Herrera M - Ielpi L - Iriondo M - Isturiz MA - Lamberti Y - Landoni MF- Lemos DR - Milana JP - Montero A - Nonzioli AC - Otero AM - Palermo M - Pérez O - Ravelo A - Rearte B - Recavarren MI - Rietti S - Rivero S - Rofman A - Sabbatini ME - Sasiain MC -  Yokobori. N.



Este texto se difunde a: Presidencia de la Nación, Jefatura de Gabinete, Ministerios de Educación, Salud, Defensa, Cancillería, Ciencia y Tecnología, Ministerios de Salud Provinciales, ANMAT, Diputados y Senadores Nacionales, Legisladores y Funcionarios Provinciales y C.A.B.A., Academias Nacionales, Instituciones del Sector CyT (INTA, INTI, CNEA, CONICET, SEGEMAR, CONAE, CITEFA, INIDEP, SENASA, INA, ANLIS-Malbrán, UTN), Facultades de Universidades Nacionales, ONG, Laboratorios de PPMV, etc).